Abdominoplastía

descarga

 

 

 

 

 

 

La cirugía de abdomen, o abdominoplastia, es uno de los procedimientos quirúrgicos cosméticos más comúnmente realizados. Con frecuencia, factores tales como embarazos múltiples y la genética pueden contribuir al desarrollo de piel suelta, depósitos de grasa y estrías en la región abdominal. Incluso la pérdida sustancial de peso puede contribuir al desarrollo de piel suelta en el abdomen. Debido a que estas áreas generalmente persisten a pesar de llevar una buena alimentación y realizar ejercicio, pueden provocar que el abdomen se vea desproporcionado en relación con el resto del cuerpo. La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico utilizado para corregir y remodelar su abdomen. No debe considerarse a la abdominoplastia como un tratamiento para la obesidad ni como un sustituto de una buena alimentación y ejercicio. Los pacientes obesos deben alcanzar un peso aceptable antes de poder someterse a esta cirugía. Las personas que consideren someterse a una abdominoplastia deben estar sanas y tener un estado físico relativamente bueno. Los futuros embarazos y los cambios sustanciales de peso luego de una abdominoplastia, al igual que la presencia de estrías y cicatrices, pueden disminuir la efectividad y la duración del tratamiento.

En que consiste una Abdominoplastia

descarga (1)

 

 

 

 

 

 

 

Una Abdominoplastia es un procedimiento utilizado para remover exceso de piel y grasa, así como para reparar la musculatura en la parte anterior del abdomen. El cirujano evaluará en cada caso estos tres elementos: piel, grasa y músculo. Esto le permitirá tomar la decisión en cuanto a que tipo de abdominoplastia a realizar. Hay una gran variedad de diferentes técnicas utilizadas por los cirujanos plásticos para realizar una abdominoplastia. Si no existiera laxitud cutánea y muscular, y lo que prima son los depósitos de grasa, sería solo necesario una lipoaspiración y no una abdominoplastia. Por otro lado, si existe laxitud cutánea y muscular solo en la porción del abdomen bajo el ombligo, sería necesario solo realizar una mini-abdominoplastia. Y si la laxitud es total, tanto por arriba como por debajo del ombligo, lo recomendable es realizar una abdominoplastia completa. Dependiendo de cada caso, este procedimiento puede involucrar el uso de lipoaspiración y la combinación con otras cirugías electivas. Su cirujano le ayudará determinar el mejor procedimiento para usted.

 

Preparación para la Cirugía

Indicaciones preoperatorias

Semanas o días antes de su procedimiento, su cirujano le enviará las indicaciones preoperatorias que hacen referencia a los siguientes puntos:

  1. Tiempo de ayunas
  2. Aseo y lavado de zona operatoria
  3. Maquillajes y joyas
  4. Uso de Medicamentos y Tabaco
  5. Compra de elementos adicionales (prótesis, fajas, cremas)
  6. Fecha y hora de ingreso a la clínica.

El día de la Cirugía

El día de la cirugía su médico tomará fotografías y marcará cuidadosamente las áreas que serán intervenidas a modo de guía durante el procedimiento. Luego usted será trasladada al pabellón donde se realizará la cirugía. Una abdominoplastia puede durar entre 2 y 5 horas aproximadamente, según el alcance del tratamiento.

Anestesia

La anestesia a utilizar puede ser de 3 tipos: local, regional o general. Usted podrá conversar con su cirujano y anestesista el tipo de anestesia a utilizar antes de la cirugía. Con la anestesia local se duermen e insensibilizan solo las zonas a tratar mediante múltiples inyecciones locales. Con la anestesia regional (raquídea o epidural) se duerme un segmento mayor del cuerpo por medio de una inyección en su espalda. En estos dos tipos de anestesia, el paciente puede recibir además una sedación, para mantenerse relajado y confortable durante la cirugía. Por el contrario, con la anestesia general el paciente se encuentra completamente dormido, y se utiliza cuando se realizan cirugías de grandes extensiones o zonas múltiples del cuerpo o en combinación con otros procedimientos.

 

Técnica de Abdominoplastia Completa

descarga (2)

 

    La técnica de abdominoplastia completa consiste en la resección de un losanjo transverso de piel y grasa     en la zona bajo el ombligo.

Luego se eleva la piel y la grasa por encima del ombligo, hasta llegar al reborde costal.

Así expuesto los músculos, se procede a tensarlos con puntos, para corregir el abultamiento, marcar la         cintura y crear una pared abdominal más plana y firme.

Después el cirujano llevará la piel hacia abajo para cerrar el defecto y realizará un orificio para extraer el     ombligo.

Normalmente dos tubos de drenajes serán dejados en su abdomen para recolectar el líquido inflamatorio    que se puede acumular en la zona operatoria y permanecerán 1 a 2 semanas.

Las incisiones se suturarán y se colocarán vendajes y gasas.

Las cicatrices resultantes son 2: una transversa en la región del pubis entre ambas espinas iliacas y otra                         pequeña alrededor del ombligo.

Aunque el cirujano intentará realizar la incisión en un lugar que pueda ocultarse con un traje de baño o                         con la ropa interior, es importante saber que la cicatriz será permanente.

 

Técnica de Mini-Abdominoplastia

Inicio / Procedimientos / Cirugía Estética / Abdominoplastia

mini-ab
A diferencia de la abdominoplastia completa, la abdominoplastia parcial o mini-abdominoplastia,        generalmente requiere una única incisión más corta.

Esto se debe a que, durante un procedimiento de abdominoplastia parcial, el ombligo queda sin            cicatriz.

El cirujano realizará una incisión justo por encima del área púbica.

Aunque la incisión es generalmente más corta que la que se realiza en la abdominoplastia completa,      su longitud y forma dependerán del alcance del tratamiento y de los contornos corporales.

La piel y grasa se elevan dejando el ombligo adherido a la piel.

Así expuesto los músculos, se procede a tensarlos con puntos, para corregir el abultamiento, marcar                                la cintura y crear una pared abdominal más plana y firme.

El cirujano estirará la capa de piel y grasa que se había levantado anteriormente y removerá el exceso                              que cuelga por debajo de la línea de incisión original.

Las incisiones se suturarán y se colocarán vendajes y gasas.

Aunque el cirujano intentará realizar la incisión en un lugar que pueda ocultarse con un traje de                                        baño o con la ropa interior, es importante saber que la cicatriz será permanente.

 

Recuperación

descarga (3)

 

 

 

 

 

 

 

En el postoperatorio inmediato usted será llevada a una sala de recuperación donde se monitorizará de cerca su salida de la anestesia y la eventual presencia de problemas en la zona operatoria. Usted despertará con una faja de compresión especial en las áreas tratadas que deberá usar al menos 4 semanas para proporcionar apoyo, reducir la hinchazón y ayudar a que la piel se ajuste a los nuevos contornos del cuerpo. Según lo acordado con su médico, usted podrá ser dada de alta el mismo día o será necesario pasar una noche hospitalizado.

Al momento del alta, el cirujano le entregará las indicaciones postoperatorias que incluyen:

  1. Tiempo y tipo de reposo
  2. Alimentación
  3. Medicamentos (analgésicos, anti-inflamatorios, otros)
  4. Control postoperatorio.

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, es probable que experimente molestias (dolor), hinchazón y hematomas (moretones), los cuales desaparecerán lentamente dentro de las primeras semanas. Aunque posiblemente no pueda pararse completamente en posición erguida, es importante que comience a caminar por periodos cortos inmediatamente luego del procedimiento con el fin de facilitar el flujo sanguíneo. Normalmente, las suturas disolubles desaparecerán con el tiempo y las suturas no disolubles se remueven entre los 5 y los 10 días. Usted comenzará a notar una mejora de todos los síntomas entre los 7 o 10 días. Después de este periodo se recomienda realizar al menos 10 sesiones de drenaje linfático manual (día por medio) para aliviar y acelerar el proceso de recuperación. Usted podrá retomar su actividad laboral normal al cabo de 10 a 15 días aproximadamente, pero se recomienda continuar evitando las actividades extenuantes tales como levantar objetos pesados o realizar ejercicio, durante por lo menos 1 mes después del procedimiento.

Resultados

descarga (4)

 

 

 

 

 

 

 

Aunque la mayoría de la hinchazón desaparecerá en unas pocas semanas, alguna inflamación menor puede persistir por meses, y durante este período es normal presentar picazón, pulsaciones y puntadas, así como alteraciones en la sensibilidad e irregularidades en las zonas tratadas. Puede tomarle de 4 a 6 semanas antes de que se sienta capaz de retomar sus actividades normales, incluyendo actividades de levantamiento de objetos pesados y ejercicios extenuantes. Aunque por lo general, se dará cuenta de una mejora en su aspecto muy poco después de la cirugía, su nuevo contorno será definitivamente percibido después de 6 a 12 meses. Aunque la cicatriz será permanente, se desvanecerá gradualmente con el transcurso del tiempo. Es importante saber que si queda embarazada o si experimenta una pérdida o aumento sustancial de peso, los resultados del procedimiento pueden verse comprometidos. No obstante, con una buena alimentación y una rutina de ejercicios, los resultados de la abdominoplastia pueden mantenerse durante varios años.

 

Complicaciones

a Abdominoplastia, al igual que otros procedimientos quirúrgicos, lleva implícita ciertos riesgos y la ocurrencia de complicaciones, que son impredecibles e inevitables, a pesar del esfuerzo y cuidado del equipo médico, y que en algunos casos limitan la posibilidad de lograr los beneficios asociados al tratamiento. Todos los pacientes deben firmar una Consentimiento Informado antes de la operación, donde aprueban ser sometidos a la cirugía especificada habiendo comprendido completamente el procedimiento a realizar y todas sus posibles consecuencias.

Los riesgos posibles de la abdominoplastía incluyen:

  • cicatrización desfavorable;
  • hemorragia (hematoma);
  • infección;
  • acumulación de líquidos;
  • mala curación de las heridas;
  • pérdida de piel;
  • coágulos de sangre;
  • entumecimiento u otros cambios en la sensibilidad de la piel;
  • complicaciones de la anestesia;
  • decoloración de la piel y/o hinchazón prolongada;
  • tejido graso que se encuentra profundo en la piel puede morir (necrosis grasa);
  • importante separación de heridas;
  • asimetría;
  • flacidez recurrente de la piel;
  • dolor, que puede persistir;
  • trombosis venosa profunda, complicaciones cardíacas y pulmonares;
  • hinchazón persistente en las piernas;
  • daño de nervios;
  • posibilidad de cirugía de revisión;
  • resultados estéticos subóptimos.