Introducción

La cirugía de abdomen, o abdominoplastia, es uno de los procedimientos quirúrgicos cosméticos más comúnmente realizados. Con frecuencia, factores tales como embarazos múltiples y la genética pueden contribuir al desarrollo de piel suelta, depósitos de grasa y estrías en la región abdominal. Incluso la pérdida sustancial de peso puede contribuir al desarrollo de piel suelta en el abdomen. Debido a que estas áreas generalmente persisten a pesar de llevar una buena alimentación y realizar ejercicio, pueden provocar que el abdomen se vea desproporcionado en relación con el resto del cuerpo. La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico utilizado para corregir y remodelar su abdomen. No debe considerarse a la abdominoplastia como un tratamiento para la obesidad ni como un sustituto de una buena alimentación y ejercicio. Los pacientes obesos deben alcanzar un peso aceptable antes de poder someterse a esta cirugía. Las personas que consideren someterse a una abdominoplastia deben estar sanas y tener un estado físico relativamente bueno. Los futuros embarazos y los cambios sustanciales de peso luego de una abdominoplastia, al igual que la presencia de estrías y cicatrices, pueden disminuir la efectividad y la duración del tratamiento.