Aumento Mamario Riesgos

El Aumento Mamario, al igual que otros procedimientos quirúrgicos, lleva implícita ciertos riesgos y la ocurrencia de complicaciones, que son impredecibles e inevitables, a pesar del esfuerzo y cuidado del equipo médico, y que en algunos casos limitan la posibilidad de lograr los beneficios asociados al tratamiento. El cirujano plástico y/o su personal le explicarán en detalle los riesgos asociados con la intervención quirúrgica. Todos los pacientes deben firmar una Consentimiento Informado antes de la operación, donde aprueban ser sometidos a la cirugía especificada habiendo comprendido completamente el procedimiento a realizar y todas sus posibles consecuencias.

La decisión de someterse a una cirugía de aumento de senos es extremadamente personal y usted deberá decidir si los beneficios cumplirán con sus objetivos y si los riesgos y complicaciones potenciales son aceptables.

Los riesgos incluyen:

  • cicatrización desfavorable;
  • hemorragia (hematoma);
  • infección;
  • mala cicatrización de las incisiones;
  • cambios en la sensibilidad de los pezones o los pechos, temporales o permanentes;
  • contracción capsular, que es la formación de tejido de cicatrización firme alrededor del implante;
  • implante con pérdida o rotura;
  • fruncimiento de la piel sobre el implante;
  • complicaciones de la anestesia;
  • acumulación de líquidos;
  • coágulos de sangre;
  • dolor, que puede persistir;
  • trombosis venosa profunda, complicaciones cardíacas y pulmonares;
  • posibilidad de cirugía de revisión.

Los implantes no dañan la salud de los senos. En el análisis cuidadoso de estudios científi cos realizados por grupos independientes como el Instituto de Medicina no se han encontrado vínculos comprobados entre implantes mamarios y enfermedades autoinmunes u otras afecciones sistémicas.

Otras consideraciones de importancia:

  • no se garantiza que los implantes mamarios duren toda la vida y es probable que sea necesaria una cirugía en el futuro para reemplazar uno o los dos implantes.
  • a lo largo de su vida, un embarazo, la pérdida de peso y la menopausia pueden afectar el aspecto de sus senos acrecentados.