Técnica Transconjuntival

La técnica transconjuntival consiste en remover y esculpir el exceso de grasa orbitaria a través de una incisión en la conjuntiva. Si su piel está levemente flácida o estirada, es posible que, en combinación con esta técnica, algunos médicos quiten el exceso de piel. El médico utilizará un retractor para separar el párpado inferior del globo ocular y así exponer la conjuntiva, que es una delgada membrana que cubre la parte interior del párpado. Los ojos se cubrirán con un protector especial durante el procedimiento. El médico realizará una pequeña incisión en la conjuntiva y dejará expuestos los tres depósitos de grasa orbitaria.

Para esculpir la grasa orbitaria, el médico removerá cuidadosamente cualquier exceso de grasa, reduciendo el aspecto de las bolsas y la hinchazón del párpado inferior. Después de cauterizar la grasa orbitaria remanente, se permitirá que el depósito de grasa se retraiga a través de la abertura. La incisión puede cerrarse con suturas disolubles, sin embargo, la mayoría de las veces se deja que las heridas cierren solas.