Introducción

Los ojos son elementos clave de la expresión facial y pueden transmitir mensajes de emoción, vitalidad, y edad. Con el transcurso del tiempo, los ojos sufren cambios que con frecuencia hacen que las personas luzcan como si se estuvieran tristes o cansadas. Con el proceso de envejecimiento es posible que los párpados se caigan, lo cual, combinado con las bolsas y la hinchazón, puede hacer que una persona luzca cansada y con más edad de la que realmente tiene. La cirugía de párpados o blefaroplastia puede ayudar a refrescar y revitalizar el rostro ya que reduce el aspecto de párpados pesados y estirados, la hinchazón y las bolsas debajo de los ojos. Además la blefaroplastia puede mejorar el campo de visual en pacientes añosos con laxitud y descenso severos de la piel. La blefaroplastia no elimina las “patas de gallo” u otras arrugas, no elimina los círculos oscuros bajo los ojos, y tampoco eleva las cejas. En estos casos, la cirugía de párpados realizada en combinación con otros procedimientos puede producir mejores resultados. La cirugía de párpados no puede detener el proceso de envejecimiento pero si da un aspecto mas fresco y descansado a la región periocular.