Técnica de Blefaroplastia Superior

Las marcas realizadas en el preoperatorio ayudaran al cirujano a realizar las incisiones en el párpado superior. Esto asegurará que las incisiones sigan los contornos naturales del párpado y que las cicatrices que se formen resulten lo menos visibles posible.

Para comenzar el cirujano hará una incisión en el pliegue del párpado superior. Luego el médico despegará una capa del exceso de piel del párpado superior, dejando expuesta la capa muscular subyacente.

En algunos casos, el médico optará por remover una porción variable de músculo del párpado superior, y dejará expuestas las capas subyacentes.

Para poder acceder a los dos depósitos de grasa del párpado superior, el médico debe, en primer lugar, realizar incisiones muy pequeñas en el septum orbitario.

Al ejercer presión en el párpado superior, el médico dejará expuestos los depósitos de grasa a través de cada una de las incisiones. De esta forma el médico removerá una porción de cada depósito de grasa para reducir el aspecto hinchado del párpado superior. Después de esculpir los depósitos de grasa, el médico cerrará las incisiones con suturas disolubles o no disolubles.

Es posible que el médico aplique un ungüento protector y, en algunos casos, pequeñas telas, para mantener las incisiones humectadas y favorecer la adecuada cicatrización.