Lifting Cara y Cuello

La identidad de una persona depende principalmente de la estructura, el aspecto general y las expresiones de su rostro. Por ello, es posible que los cambios relacionados con la edad hagan que una persona se sienta como si su identidad hubiese cambiado con el paso del tiempo. Los cambios pueden presentarse en la parte superior, media e inferior del rostro. Los cambios en la región media del rostro pueden, a menudo, presentarse antes que los cambios de la parte inferior del rostro. Estos cambios pueden incluir la pérdida de volumen y caída de las mejillas, como también la formación de arrugas profundas y de zonas hundidas debajo de los párpados inferiores. Los cambios en el tercio inferior del rostro son a menudo los más fácilmente visibles. Estos cambios pueden incluir la formación de líneas profundas en las mejillas y en el perímetro de la boca, el exceso de piel suelta alrededor de las mejillas, de la línea mandibular (mofletes) y del cuello, como también la aparición de bandas de piel colgante alrededor del cuello. Un rejuvenecimiento del rostro puede ayudar a reducir el aspecto de las arrugas faciales profundas, a reposicionar los elementos caídos y colgantes del rostro, y a restituir un aspecto más firme y jovial a su cara.

Anatomía Facial

Antes de comprender cómo funciona un rejuvenecimiento facial, es importante conocer la estructura subyacente del rostro y la manera en que el proceso de envejecimiento provoca cambios en dicha estructura con el transcurso el tiempo. El rostro está conformado por capas de piel, músculo y grasa ubicadas por encima de los huesos faciales. Al igual que una banda elástica que se ha estirado excesivamente, los tejidos del rostro se debilitan con el paso del tiempo y pierden su elasticidad y capacidad de mantener una posición firme y jovial. El envejecimiento facial ocurre por factores intrínsecos y extrínsecos. Los factores intrínsecos son generalmente genéticos y por lo tanto no modificables. Por el contrario, los factores extrínsecos, como la radiación solar y el tabaco, son conocidos y controlables. Debido a todos estos factores se rompe la red de soporte de la piel formada por colágeno y elastina. En consecuencia, la piel pierde parte de su estructura y elasticidad y se vuelve flácida. Además, los músculos faciales se debilitan y se estiran, y los depósitos de grasa, que por lo general le otorgan a la piel un aspecto suave y redondeado, se desplazan hacia abajo y se reducen de volumen, creando áreas hundidas. En conjunto, estos cambios producen mejillas caídas, zonas hundidas, arrugas profundas, mofletes y piel suelta tanto en la parte media como inferior del rostro.

Rejuvenecimiento Facial

Lifting Rejuvenecimiento facialEn la actualidad, las opciones antienvejecimiento – o rejuvenecimiento facial- se pueden clasificar en tres grandes grupos: medicina cosmética, procedimientos no quirúrgicos y procedimientos quirúrgicos. La medicina cosmética utiliza agentes tópicos para prevenir y tratar el envejecimiento facial leve.

Los procedimientos no quirúrgicos, son aquellos mínimamente invasivos, como los peelings, rellenos y Neurotoxina (NTX), que intentan mejorar algunos aspectos del envejecimiento facial leve a moderado.

Finalmente, los procedimientos quirúrgicos, como la blefaroplastia, rinoplastia y lifting, son los más recomendables para tratar grados más severos de envejecimiento facial. La ritidectomía facial o “lifting” es un procedimiento quirúrgico usado para mejorar los signos visibles del envejecimiento en la cara y el cuello. Este procedimiento no detiene el proceso de envejecimiento pero si puede mejorar los signos más visibles del envejecimiento facial mediante la reposición de las estructuras más profundas, el estiramiento de la piel de la cara y cuello, y la redistribución de áreas seleccionadas de grasa.

Un lifting puede realizarse en forma individual o en combinación con otros procedimientos, tales como liposucción, cirugía del párpado, cirugía nasal, o peelings.

Su cirujano le ayudará a determinar cuál es el mejor procedimiento para usted, y si un procedimiento adicional como una cirugía de párpados o un  rejuvenecimiento cutáneo produciría un rejuvenecimiento facial más integral.

Preparación Preoperatoria

Indicaciones preoperatorias

Semanas o días antes de su procedimiento, su cirujano le enviará las indicaciones preoperatorias que hacen referencia a los siguientes puntos:

  1. Tiempo de ayunas
  2. Aseo y lavado de zona operatoria
  3. Maquillajes y joyas
  4. Uso de Medicamentos y Tabaco
  5. Compra de elementos adicionales (prótesis, fajas, cremas)
  6. Fecha y hora de ingreso a la clínica.

 

Técnica de Lifting Facial

Técnica de Lifting Facial

La cirugía comienza con una incisión, que se puede realizar por dentro o en la línea de nacimiento del cabello. Esta incisión comienza en la región temporal y se extiende hacia abajo, alrededor del perímetro del oído y hacia la línea de nacimiento del cabello en la parte posterior de la cabeza.

Es aconsejable que converse con su médico acerca de los diferentes tipos de incisión.

Luego el cirujano procede a desprender la piel de los tejidos subyacentes de la cara exponiendo los músculos y la aponeurosis que los contiene. Esta aponeurosis es conocida como SMAS (sistema musculoaponeurotico superficial).

La mayoría de los médicos procede a manipular el SMAS para tensar y reposicionar las estructuras profundas del rostro.

Finalmente la piel se estira y su excedente se corta. Además las heridas se cierran con suturas y usualmente un drenaje es dejado en la zona operatoria.

Dependiendo de la extensión de la cicatriz y el grado de despegamiento de la piel los lifting pueden clasificarse en: Minilifting, Lifting normal, o Lifting extendido.

El Minilifting es aquel con incisiones solo delante de la oreja y mínimo despegamiento.

El Lifting normal es el que acabamos de describir en cuanto a incisiones utilizadas y extensión de la disección.

El Lifting extendido es aquel en que las incisiones se extienden más hacia frontal y occipital, y al cual generalmente se agregan otros procedimientos como lipoaspiración, lifting frontal o de cuello.

Técnica de Lifting de Cuello

Normalmente con la técnica de lifting facial es posible estirar y mejorar la apariencia de un cuello leve a moderadamente caído. Con esta técnica, basta extender las incisiones detrás del pabellón auricular para desde ahí poder estirar de mejor forma el cuello. Sin embargo, en casos severos es necesario realizar otras maniobras para lograr un mejor resultado. En algunos casos con poca laxitud de piel pero con depósitos de grasa aumentados, es suficiente agregar una lipoaspiración a la zona del cuello. En otros casos es necesario realizar una incisión debajo del mentón para poder acceder a la musculatura del cuello y de esta forma manipular dichos músculos, que son conocidos como los músculos platisma. Al igual que con el SMAS, el médico puede optar por realizar una plicatura de los músculos del cuello o quitarles a éstos una porción para reducir el aspecto de la piel laxa y colgante alrededor del cuello. Si le preocupa el aspecto del cuello, es aconsejable que converse con su médico acerca de las diferentes opciones de tratamiento., y de esta forma poder tensarla con suturas para mejorar su contorno.

 Recuperación Lifting Cara y Cuello

En el postoperatorio inmediato usted será llevada a una sala de recuperación donde se monitorizará de cerca su salida de la anestesia y la eventual presencia de problemas en la zona operatoria. Usted despertará con un vendaje compresivo alrededor de la cabeza y compresas frías en la cara para proporcionar alivio del dolor, reducir la hinchazón y ayudar a que la piel se ajuste a los nuevos contornos de su rostro. Según lo acordado con su médico, usted podrá ser dada de alta el mismo día o será necesario pasar una noche hospitalizado. Al momento del alta, el cirujano generalmente removerá el drenaje y le entregará las indicaciones postoperatorias que incluyen:

  • Tiempo y tipo de reposo
  • Alimentación
  • Medicamentos analgésicos y anti-inflamatorios
  • Control postoperatorio.

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, es probable que experimente molestias (dolor), hinchazón importante y hematomas (moretones), los cuales desaparecerán lentamente dentro de las primeras semanas. Normalmente, las suturas no disolubles se remueven entre los 5 y los 10 días. Usted comenzará a notar una mejora de todos los síntomas entre los 7 a 10 días. Algunos médicos pueden recomendar drenaje linfático y ultrasonido para mejorar la recuperación postoperatoria  Usted podrá retomar su actividad laboral normal al cabo de 10 a 15 días aproximadamente, pero se recomienda continuar evitando las actividades extenuantes tales como levantar objetos pesados o realizar ejercicio, durante por lo menos 1 mes después del procedimiento.

Resultados Lifting Cara y Cuello

Aunque la mayoría de la hinchazón desaparecerá en unas pocas semanas, alguna inflamación menor puede persistir por meses, y durante este período es normal presentar picazón, pulsaciones y puntadas, así como alteraciones en la sensibilidad e irregularidades en las zonas tratadas. Aunque por lo general, se dará cuenta de una mejora en su aspecto muy poco después de la cirugía, su resultado definitivo será percibido después de 6 a 12 meses. A pesar de que un rejuvenecimiento facial no detendrá el proceso de envejecimiento, puede mejorar significativamente el aspecto de las arrugas profundas, las zonas hundidas y las áreas caídas del rostro, otorgando un aspecto jovial por muchos años más.

 

Complicaciones Lifting Cara y Cuello

El Lifting de Cara, al igual que otros procedimientos quirúrgicos, lleva implícita ciertos riesgos y la ocurrencia de complicaciones, que son impredecibles e inevitables, a pesar del esfuerzo y cuidado del equipo médico, y que en algunos casos limitan la posibilidad de lograr los beneficios asociados al tratamiento. Todos los pacientes deben firmar una Consentimiento Informado antes de la operación, donde aprueban ser sometidos a la cirugía especificada habiendo comprendido completamente el procedimiento a realizar y todas sus posibles consecuencias.

Los riesgos incluyen:

  • Cicatrización desfavorable;
  • Hemorragia (hematoma);
  • Infección;
  • Mala curación de las heridas;
  • Complicaciones de la anestesia;
  • Pérdida de cabello subsanable en las incisiones;
  • Lesiones en los nervios faciales con debilidad;
  • Asimetría facial;
  • Pérdida de piel;
  • Entumecimiento u otros cambios en la sensibilidad de la piel;
  • Tejido graso que se encuentra profundo en la piel puede morir (necrosis grasa);
  • Acumulación de líquidos;
  • Dolor, que puede persistir;
  • Irregularidades en los contornos de la piel;
  • Decoloración, sensibilidad o hinchazón de la piel;
  • Las suturas pueden emerger a través de la piel en forma espontánea, hacerse visibles o producir una irritación que requiera su remoción;
  • Entre los resultados insatisfactorios se encuentran la asimetría, la ubicación insatisfactoria de cicatrices quirúrgicas, deformidades visibles inaceptables en los extremos de las incisiones (puede ser necesario realizar una cirugía adicional para mejorar los resultados);
  • Trombosis venosa profunda, complicaciones cardíacas y pulmonares;
  • Posibilidad de cirugía de revisión.