Aquí van algunas importantes recomendaciones a tener en cuenta acerca de la exposición solar después de algún procedimiento cosmiátrico o de cirugía plástica:

1. El calor que genera el sol es vasodilatador, por lo tanto aumenta el flujo sanguíneo. Esto potencia la inflamación y solo retrasará la recuperación prolongando la hinchazón de la zona operada.

2. Si nos exponemos al sol (incluyendo solariums) y aun tenemos zonas con hematomas o equimosis (moretones) en la piel, ésta puede hiperpigmentarse y dejar manchas permanentes. Esto es incluso más importante en la cicatrices, que de ser expuestas al sol quedarán de color café oscuro en forma irreversible.

3. Consulta con tu médico acerca del tiempo necesario que debes esperar para exponer al sol la zona operada. Lo recomendado es que no te expongas al sol antes de los 6 meses de postoperado, dado que este es el período mínimo que demora el proceso de cicatrización.

4. Puedes exponerte al sol por períodos cortos, siempre y cuando la zona operada esté cubierta y con protector solar. Esto te permitirá realizar las actividades cotidianas. Siempre se debe evitar las exposiciones directas y prolongadas a la radiación solar después de una cirugía plástica y algún procedimiento cosmiátrico.

5. Es importante evitar todo tipo de exposición solar en tratamientos estéticos faciales como peeling químicos, terapias láser, o productos fotosensibles como el ácido cítrico y el retinol. Si se pueden realizar terapias con rellenos y toxina botulínica, pero manteniendo las precauciones.