Una rutina diaria para el cuidado facial le permitirá mantener su piel sana. Los productos para el cuidado de la piel deben adaptarse al tipo de piel específico y al problema cutáneo para proteger la piel facial frente a factores extrínsecos, como el sol, los climas calientes y fríos y la contaminación atmosférica. También pueden contribuir a calmar la piel irritada, restablecer en ella un estado sano, retardar el envejecimiento facial y evitar la aparición de enfermedades cutáneas.

Su rutina diaria para el cuidado de la piel de su rostro debe incluir los siguientes pasos:

En la Mañana

  • Limpiar:  La limpieza elimina la suciedad, el sudor, el sebo y el maquillaje y prepara la piel para el cuidado. La piel limpia es más capaz de absorber los componentes activos de los productos para el cuidado.
  • Tonificar: El tónico elimina cualquier indicio de limpiador y refresca la piel, al tiempo que restablece su pH natural. Los valiosos componentes de los productos para el cuidado facial se absorben de manera más eficiente cuando se aplican sobre piel limpia.
  • Cuidar: Los productos para el cuidado hidratan y reabastecen la piel. Muchos abordan y tratan también problemas cutáneos específicos. Estos productos contienen una concentración elevada de componente activo y deben de aplicarse directamente sobre la piel recién limpiada.
  • Proteger: La protección solar efectiva es una parte vital del mantenimiento de una piel sana y debe considerarse siempre como parte de su pauta diaria de cuidado facial. Esto tiene mucha importancia con la piel sensible o propensa al acné y, por lo tanto, más vulnerable a sufrir daños con la exposición al sol. Mientras que unos pocos minutos al día bajo el sol ayuda a la producción sana de vitamina D, la piel facial queda expuesta frecuentemente a varias horas de rayos UV. La sobreexposición a los rayos UV es la causa principal de envejecimiento prematuro de la piel.

En la Tarde

  • Limpiar: Limpiando cada noche se elimina la suciedad, el sudor, la grasa y el maquillaje. La piel queda entonces limpia y preparada para absorber los componentes activos del producto para el cuidado de noche.
  • Tonificar: El tónico elimina cualquier indicio de limpiador y refresca la piel, al tiempo que restablece su pH natural. Los valiosos componentes de los productos para el cuidado facial se absorben de manera más eficiente cuando se aplican sobre piel limpia.
  • Cuidar: Utilice una crema de noche hidratante para nutrir su piel y sustentar la regeneración nocturna. Aplíquese a continuación un contorno de ojos para la delicada zona en torno a los ojos.

 

Los productos para el cuidado deben adaptarse a su tipo de piel (normal, grasa, sensible, seca, fotodañada)  y deben abordar cualquier problema concreto que usted pueda tener.