Cuando pensamos en tratamientos de spa, normalmente pensamos en un facial rejuvenecedor y por supuesto, un masaje relajante. Pero, ¿el masaje tiene algún lugar en un centro médico?

Como el campo de la medicina abarca el poder del masaje, estos pueden perfectamente ser incluidos en un centro médico. Existen muchos tipos de masajes, todos con un objetivo y metodología distinta. Un masaje ofrece una oportunidad fantástica para diferenciarse de otros centros médicos. Al incluir los masajes tendrá una ventaja sobre la mayoría de los centros médicos en el mercado al conectarse con el cliente en un nivel emocional. Si los clientes tienen una conexión emocional, son más propensos a abogar por el negocio, a reservar nuevamente horas, a recomendar el centro médico a un amigo y a comprar otros productos. Ese es el gran factor común que tienen todos los masajes: conexión emocional con el paciente.

El mayor impacto del masaje después de los procedimientos es que la inflamación disminuye más rápido y la curación se produce más rápido. El masaje puede mejorar el flujo linfático y ayudar a eliminar toxinas del cuerpo, así como a aliviar la congestión, reducir la hinchazón y aliviar la fatiga y el estrés. En los países con mayor tasa de cirugía plástica (USA, Brasil, Corea del Sur), descubrieron que al agregar masajes, se aceleraba el proceso de curación. Por este motivo, la gran mayoría de los cirujanos plásticos en esos países requieren que cada paciente se realice un programa de masajes después de su cirugía para acelerar la recuperación y mantener los resultados.

El masaje también estimula la liberación de oxitocina, conocida como la hormona de “sentirse bien”, que reduce los niveles de estrés. Esta hormona también media el crecimiento de células de la piel y reduce el estrés inflamatorio y oxidativo que puede conducir a signos de envejecimiento. Además el masaje es capaz de disolver el tejido cicatricial fibroso dejado por muchas cirugías como la lipoaspiración, al estimular a los fibroblastos a producir colágeno y elastina.

Pero no todos los masajes se pueden aplicar inmediatamente después de un procedimiento. Después de Botox o Rellenos faciales es recomendable esperar una semana antes de iniciarlos para evitar que los productos se muevan a lugares no deseados. Después de Peelings o Láser IPL, hay que esperar al menos 2 semanas para que la superficie de la piel termine el proceso de cicatrización. Y después de una cirugía se debe intentar comenzar lo antes posible, teniendo presente el grado de tolerancia al dolor que tiene cada paciente y la extensión de las cicatrices.

Finalmente aclarar que existen algunas contraindicaciones para los masajes. Por ejemplo, los pacientes con infección o inflamación crónica de la piel, como aquellos con acné, deben evitar los masajes por que pueden reactivar o empeorar la enfermedad. Así mismo, los pacientes en tratamiento por cáncer deben discutir detalladamente los beneficios que pueda tener un masaje y analizar individualmente sus efectos adversos.

En conclusión, un masaje bien indicado puede ser de gran ayuda para los pacientes en un centro médico dedicado a la Cirugía Plástica y Cosmiatria, ya que tienen innumerables beneficios y ayuda a conectarnos emocionalmente con nuestros pacientes.

Solicitar Hora |  Valores