La cantidad de protector solar necesaria para proteger tu rostro de la radiación ultravioleta y prevenir arrugas es una línea continua desde la punta de tu dedo medio hasta la muñeca.